Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Los Últimos Jedi Es Genial, Lleva La Saga A Nuevos y Asombrosos Lugares

Entré a ver Los Últimos Jedi habiendo evitado cada avance que pude, pero incluso si los hubiese visto, la sorpresa habría sido impresionante. Esta es mi reseña sin spoilers.

Los Últimos Jedi pierde cero segundos adentrándose en la acción, empleando quizás el texto de apertura más útil que puedo recordar en estas películas. A diferencia de otras entregas de la saga, donde brevemente nos recuerdan los eventos de la aventura anterior, Episodio VIII me sorprendió con una escena inicial completamente opuesta a la que esperaba ver después de El Despertar de la Fuerza.

Desde sus momentos iniciales podía ver que esta historia se saldría completamente de la norma. En sus colosales dos horas y medio vemos las fuerzas, tanto buenas como malas, jugar en formas que nunca hemos visto antes, evolucionando nuestra compresión de lo que la Fuerza es. Personajes como Luke y Leia están presentes más que nada para recordarnos lo que filmes anteriores ya han establecido sobre su mundo, pero son Rey y el resto del nuevo reparto los que empujan ese conocimiento a nuevos lugares, y son aquellos momentos en donde la película se vuelve realmente emocionante.

Star Wars: Los Últimos Jedi
Imagen: Disney

El filme fue escrito y dirigido por Rian Johnson, quien usa la habilidad previamente inexplotada del reparto para la comedia como un arma que nos da la peli de Star Wars más graciosa hasta ahora. Estos momentos ligeros ayudan a aliviar la tensión de la trama, que sigue los pasos de Rogue One al mostrarnos villanos que son tanto expertos estrategas como viciosos enemigos, por lo que a pesar de tener sus momentos tristes, el filme nunca se siente pesado o sombrío.

Lo más refrescante sobre Los Últimos Jedi es que, a diferencia de El Despertar de la Fuerza, este filme no tiene que lidiar con la fundación necesaria para que nos importen estos personajes. Esto hace que de salida todas las interacciones entre personajes fluyan más rápido, porque toda la acción es cargada a través de excelentes actuaciones, y casi todas las escenas movilizan la trama a la vez que permiten que los personajes lleven la narrativa del filme. En ningún momento me sentí como si me estuvieran dando a comer exposición o me explicaran cosas aburridas. En vez, los eventos se daban en pantalla y las ideas eran presentadas con tal claridad que simplemente me dejé llevar, viendo como mis personajes favoritos comenzaban su transición de peones sin control a líderes activos en el juego.

A pesar de todas las cosas que hace bien, Los Últimos Jedi sí sufre de un pequeño instante en donde sentí que la cosa se nos iba por lo largo, específicamente durante la misión de Finn y Rose, y todo el asunto con el tal DJ (Benicio del Toro), que francamente me dejó pensando que el filme podría haber dejado de lado a DJ y encontrado una mejor manera de que estos dos rebeldes encontraran su camino de vuelta a la trama principal. Con eso dicho, a Finn le volvieron a tocar las mejores líneas de la peli, y me emocioné bastante cuando un personaje importante de su pasado regresó para ajustar cuentas.

Star Wars: Los Últimos Jedi
Imagen: Disney

Al final me divertí mucho viendo Los Últimos Jedi. Desde principio a fin tuvo todo lo que quisiera pedir de estas películas en formas nuevas y viejas por igual. Tuvo momentos de nostalgia al borde de lágrimas mezclados con escenas de acción verdaderamente espectaculares, algunas de las que nunca pensé que vería en esta historia. En cuanto a lo que pelis de La Guerra de las Galaxias se refiere, esta pone el listón bien arriba para lo que se viene y más aún, nos recordó que todavía quedan muchas sorpresas y cosas por aprender en esta galaxia.