Al Norte Filipino • El Camino a Banaue

Pasaron unos buenos 10 minutos después de haber conocido a Pauline, cuando de pronto nos hallábamos sentados en la parte trasera de uno de los tres jeepneys estacionados frente a la estafeta postal de Sagada, esperando nuestra partida hacia Banaue.

Estamos sentados allí, rodeados de varias doñas que llevan bolsas llenas de cosas para vender y una gallina. Stefanie está hablando con Pauline cuando de pronto una de las señoras a mi lado me pregunta si una de ellas es mi esposa y que qué hacemos en Sagada. El motor del jeepney arranca justo cuando abro la boca para responderle penosamente, a la vez que trato de ocultar mis cachetes rojos. Salimos hacia el valle, lejos del pueblo. Adios, Sagada.

(más…)